viernes, julio 01, 2005

Libre para sanar mi niño interior



Tienes idea de cuántas cosas en tu mente son producto de experiencias que tuviste de niño? Hasta los más pequeños detalles repercuten como martillos en tu vida, sean caricias amorosas de tu madre, palabras positivas susurradas a tu oido aún cuando no podías ni abrir tus ojos, el ejemplo de un padre trabajador y honrado, el abrazo de un hermano protector, las enseñanzas de una abuela, la sonrisa de una tía, hasta desafortunadamente las palabras destructivas pronunciadas delante de uno, las actitudes de víctima de personas que se han dejado derrotar en la vida, la vagabundería, el abuso, la violencia, la falta de tolerancia hacia las ideas de los demás, la xenofobia, la religiosidad que amedrenta con la letra que mata y olvida el verdadero espíritu de la letra.

Con esto en mente, leí una vez que una de las formas más eficientes para sanar viejas heridas provocadas durante nuestra infancia era precisamente imaginarse hablando con uno mismo de niño y ayudarse a entender la situación. La técnica estaba descrita como un diálogo entre nuestro "yo" adulto, sabio, tolerante y amoroso, con nuestro "yo" niño, inocente, juguetón, sin experiencia y sin idea sobre la vida que le espera. Literalmente imaginarse que uno toma en brazos al niño que éramos (o se arrodilla para hablar con él) y atravesar con él aquel momento o recuerdo doloroso ayudándolo a entender (o perdonar) desde una nueva y más sabia perspectiva la situación.

A mi me ha resultado de maravilla. Cada vez que tengo un miedo, una idea negativa, algún hábito que quiero cambiar, una debilidad que quiero superar, una limitación que deseo romper en pedazos, busco en mi corazón dónde está el origen de dicho problema. Al principio no es sencillo pues realmente nuestra mente es hábil escondiéndonos detalles de nuestra infancia, pero con un poco de práctica y de voluntad es posible rastrear y liberarnos de mucha carga negativa innecesaria.

Poco a poco ahora sin querer, me llegan a mi mente recuerdos que explican algún comportamiento no muy enorgullecedor y soy capaz de verlos desde otra perspectiva, ya sea para perdonarme a mi mismo por algún defecto que quiero dejar atrás, o para perdonar a alguna persona que queriéndolo o no, infligió un daño en mi.

La clave está en entender que somos libres de dejar atrás estas cargas. Somos libres para perdonar los errores del pasado, libres para recordar porqué somos como somos, libres para superarnos día a día, libres para elegir cómo queremos ser, qué valores abrazaremos y qué ideas obsoletas dejaremos en el olvido.

Recientemente en lugar de imaginarme hablando conmigo mismo, tomo una fotografía que me conmueva de mi niñez y me hablo con cariño para ayudarme a ser fuerte, a ser auténtico y sobre todo, a que ese niño evolucione en la persona que quiero ser.

Aquí comparto contigo mi fotografía de niño con la que hablo. Podría pasar horas viéndola, observando detalles, pero lo que me hace quedar atónito es mi expresión (yo soy el niño de la izquierda, sentado junto a dos de mis hermanos), expresión que no recuerdo haber sostenido de adolescente o de adulto. Algo perdí que quiero recuperar.

Tomo mi fotografía y me digo con amor:

"Bebé, no tienes nada de qué preocuparte, todo te va a salir tan bien!, aunque estás rodeado de gente que te ama, nunca temas quedarte solo pues tu sola compañía es suficiente para ser feliz... Aprende a oir las opiniones de todos, pero aprende también a dudar de todo. Escoje tú tu propio camino, no deleges esa tarea en nadie más, ni siquiera tus seres más queridos o en la tradición más arraigada. Ten amigos y fomenta su amistad, pero recuerda que ellos también tienen su propio camino. Se feliz porque nada puede evitarlo, nada puede separarte de tus sueños, pues puedes lograr todo lo que te propongas. El propósito de tu vida es claro: ama! ama todo lo que puedas! no escuches palabras de odio, no te dejes llevar por la corriente, no dejes de sonreir, no sigas a líderes vanidosos, sé sensible ante las necesidades y sueños de los demás, no lastimes a nadie, ante todo se la persona más humilde y sencilla que puedas, no te compliques la vida con cosas terrenales, aprende a bendecir tus problemas, medita, piensa, usa tu cerebro y tu razón, no están ahí como trampa sino como aliados, pero aprende a reconocer cuando el corazón va primero. Sé caritativo cada vez que puedas, no desmiretes las creencias de nadie y reserva las tuyas para el oido amigo, no devuelvas una agresión, cuidate, cuida tu familia, cuida tu sociedad y tu mundo. Alimenta tu cuerpo lo mejor que puedas, pero recuerda que tu espíritu es lo que realmente importa. Aprende a ver en los demás sus virtudes y no el reflejo de tus defectos. Trata de no juzgar nunca, se libre como el viento, cálido como el fuego, alivio como el agua y fértil como la tierra. Tú eres el que eres, nadie puede quitarte lo que nadie te ha dado, ni nadie puede darte lo que es tuyo por naturaleza! Sé la persona que quieres ser, no temas nada y no te rindas ante nada. Estás hecho de amor y cuando sientas que te alejes de esto, mírame a los ojos y lo recordarás".

20 comentarios:

marvic dijo...

Ricardo, me gustó mucho tu artículo. Me sirvió mucho en este momento de mi vida, gracias y que Dios te bendiga.
Marta (México)
P.D. Yo tengo un hijo que nació en Costa Rica, hermoso país.

Evangelina dijo...

RICARDO GRACIAS POR LO QUE ESTAS PONIENDO EN ESTE BLOG.

ES PRECISAMENTE LO QUE ESTOY NECESITANDO EN MI VIDA AHORA
EVA (Mexico)

Anónimo dijo...

Ricardo gracias por tus palabras, estoy en ese proceso.
Un saludo desde España

144sosar dijo...

muy bueno lo que has publicado, estoy en ese proceso. un fuerte abrazo desde uruguay

Anónimo dijo...

Agustín Guerreo
(República del sur)
Estoy por ingresar a un doctorado en psicología y he podido comprobar lo liberador de este ejercicio. Se relaciona con la teoría del aprendizaje (Terapia conducta), pero lo mas importante es que se conecta con lo artístico, con nuestra alma. Mente y alma. Ciencia y escencia... Hay que continuar investigando

Rosario dijo...

Maravilloso sobre todo la "oración" final. Yo estoy empezando a trabajar en ello y mejoro cada dia.
un abrazo.

Gera Ahz dijo...

De verdad que son palabras que llegan al alma... Gracias por compartir...

claudia lindgreen dijo...

esto es hermoso...y tambien de igual manera esto llega a mi vida en su justo tiempo de necesidad.

mil gracias por tus articulos, es sublime y lleno de sabiduria.

nuca dejes de dar esa palabra precisa.

Energía en el centro dijo...

Precioso, mil gracias :-)

Veterinaria UNA 2010 dijo...

Hola, tambien vivo en CR y en este momento estoy por iniciar una psicoterapia, va a ser basada en sanar el nino interno, eso es lo que busco. Gracias por su blogg, muy hermoso, aunque aveces dudo, tengo fe de nuevo en que puedo tomar el control de mi vida.

estudiante dijo...

Hola, tambien vivo en CR y en este momento estoy por iniciar una psicoterapia, va a ser basada en sanar el nino interno, eso es lo que busco. Gracias por su blogg, muy hermoso, aunque aveces dudo, tengo fe de nuevo en que puedo tomar el control de mi vida.

Anónimo dijo...

Ricardo: Sos una persona muy especial con una capacidad real y casi poética para expresar el poder de sanación que tenemos para nuestro niño interior. Gracias y mil bendiciones para tu vida. Costa Rica

Jackie dijo...

Excelente articulo! Es de admirar y agradecer que lo hayas compartido con nosotros. Muchas Gracias!

Anónimo dijo...

Hola, jamás nadie me había dicho con tanta exactitud lo que puedo hacer para sanar mi niño herido!!! Dios te bendiga y GRACIAS POR ESTA PERFECCIÓN!!! Recibe un fuerte abrazo desde México.

Anónimo dijo...

Hola! Llore como niña cuando transcribi tu publicación. MIL GRACIAS, ME SANASTE MI CORAZÓN.
LORENA R. MÉXICO.

Marthita dijo...

Efectivo sin duda!!!! Despues de leer varias páginas referentes a "sanar al niño interno", por fin, encontré este articulo como receta de cocina. Gracias por simplificar este proceso tan necesario, espero en Dios que te encuentres bien, felicidades Mi estimado Ricardo.

Veronica P.R. dijo...

Gracias, Me a tocado el alma, creo que todos en algun momento dado en nuestra vida hemos sido lastimado, es el proceso para madurar. Solo que algunas heridas quedan sin poder cicratizar es una forma muy exacta para ayudarnos a mejorar. Con tu permiso le entregare este mensaje a mi hijo por que se que en algun momento en su vida esto le servira. Dios te bendiga y sigue hacia adelante.

Anónimo dijo...

Ricardo desde q empece a recordar mi niña anterior y darle cariño por todo lo vivido, me quiero mucho mas como q la vida esá cambiando a mi favor gracias.

Anónimo dijo...

gracias para mi es difícil hablar con mi niña porque pasó etapas dificiles en la vida pero lo seguire intentando porque quiero ser mejor personas. Dios Te Bendiga

Anónimo dijo...

Hola Ricardo, normalmente no público mis comentarios, sin embargo en esta ocasión me sale del alma agradecerte de todo corazón que hayas compartido tus experiencias. Por casualidad entre a tu blog y encontré la respuesta que buscaba. Saludos desde México